lunes, 17 de noviembre de 2008

Mil lunas llenas


El brillo de la luna cubría toda la playa, llenándola de una belleza especial. Su reflejo en el agua era hipnótico, hubiera podido permanecer sentada allí, observándola, durante horas.

Mi cuerpo se hundió en la arena, acomodándose. Fijé mis ojos en las estrellas, que misteriosamente parecían más grandes que nunca y alcé mis dedos, soñando con poder alcanzarlas. En ese momento, un único pensamiento cubrió mi mente...tenerle junto a mí, abrazándome en aquella noche estrellada.

Disfrutaba de cada instante en soledad, de aquellos pequeños detalles que hacían más hermosa la escena...el murmullo de las olas chocando contra la orilla, el silbido del viento al levantar finos granos de arena,...pero anhelaba compartirlos con él.

Emprendí la vuelta a casa, ya era demasiado tarde y la noche se estaba volviendo de un frío invernal. Me detuve ante una sensación extraña, me sentía intimidada, como si alguien hubiera estado siguiendome durante todo el trayecto.

El silencio se rompió con el sonido de unos pasos que parecían venir en mi dirección. Austada, me quede inmóvil. En el momento en que me sentí capaz de reaccionar y echar a correr...unos brazos me cubrieron. Reconocí la calidez de su cuerpo, su perfume y la forma en que mi espalda se amoldaba entre su pecho.

Una sonrisa apareció en mi rostro y un susurro escapó de sus labios...sonrojándome.


Compartiríamos mil lunas llenas...la espera había concluido.


...derah...

2 comentarios:

Lumbendil dijo...

joer, tan buenas escritoras tanto tu como ami, uno se siente intimidao! luego se sorprende d k no scribiera en el blog... escribes mu bien leñe... aix... ha sido corto, xo intenso el relato... y me ha encantado la escena de inicio *o* (me encantan las imagenes de playa x la noche, nuse... XD)

derah dijo...

xDD gracias, aunque exageras :P